Alimentos y técnicas naturales que nos pueden ayudar a evitar el impulso de comer a todas horas

alimentos naturales que nos pueden ayudar

Alimentos naturales nos ayudan mucho cada día. En situaciones de estrés y cuando existe un exceso de preocupaciones en la vida diaria, el cerebro tiende a producir menor cantidad de neurotransmisores como la serotonina, la dopamina y la noradrenalina, y su carencia provoca que sintamos una ansiedad incontrolable por comer a todas horas. Otra situación que puede generarnos un hambre voraz es estar a dieta, ya que el organismo percibe que hay un menor aporte calórico y segrega una mayor cantidad de grelina, la llamada hormona del hambre, que nos impulsa a comer.

Aunque podemos encontrar diversos productos en el mercado que nos ayudan a controlar el hambre, no hay nada que haga milagros. No obstante, algunas investigaciones científicas han revelado que introducir hábitos y algunos alimentos en nuestra rutina diaria puede ayudarnos de forma natural a controlar esa sensación de hambre.

1. Nueces cómo alimentos nutricionales

Investigaciones de la Universidad de Pensilvania indican que los ácidos grasos omega 3 de las nueces favorecen que baje la presión en los momentos de estrés, por lo que comer tres o cuatro nueces son una buena opción cuando estamos nerviosos.

2. Cacahuetes crudos

Los cacahuetes crudos contienen mucha vitamina B3 o niacina (se pierde cuando se cuecen), cuya carencia en el organismo puede provocar ansiedad e insomnio. Un puñado al día es suficiente para ayudarnos a controlarlo.

3. Soja

Las isoflavonas de la soja aumentan la producción de leptina, la llamada “hormona quita hambre”. Además disminuyen el peso, la grasa hepática y la resistencia a la insulina en personas obesas o con sobrepeso. Así se resolvió en un estudio del Centro de Investigación Biomédica en Red-Fisiopatología de la Obesidad y la Nutrición de Málaga.

4. Sustituye el azúcar por stevia en tus alimentos

La stevia es un potente endulzante natural que no contiene calorías. Según un estudio de la Universidad Aarhus de Dinamarca, reduce la ansiedad por comer, regula la presión arterial, los niveles de glucosa en la sangre y disminuye la acumulación de grasas.

5. Picante

La capsaicina, presente en alimentos picantes como el chile o la pimienta, desencadena en el organismo la reacción de la termogénesis, que utiliza energía extra para liberar calor corporal. Este proceso aumenta el gasto calórico y nos hace sentir más saciados, por lo que se reduce la sensación de hambre.

Sin embargo, un exceso de picante en las comidas hace que el organismo se acostumbre, por lo que, no sólo se reduce la termogénesis, sino que el estómago puede quedar dañado.

6. Regaliz

Unos 3 gramos y medio diarios de regaliz al día pueden reducir la sensación del hambre y la acumulación de grasas en el organismo. Pero debemos tener cuidado, porque excedernos en esta cantidad puede ser responsable de un aumento de la tensión arterial y producir arritmias.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *